Cuando aún nevaba
/ (1 of 1)

Fotograbados estampados sobre papel Canson Edition 250g. y serigrafía de 27,5 x 84cm,
Fullscreen





Ampliaciones de negativo original sobre papel gelatina de plata con tratamiento de archivo de selenio 120 x 120 cm.
Fullscreen



"una habitación como una cámara lúcida donde intentar liberar las fotografías encadenadas al tiempo, una ayuda para recuperar contornos que quién sabe si existieron realmente, si tuvieron cuerpo alguna vez.”

En este proyecto el autor parte de una serie de fotografías analógicas para crear un libro de artista realizado con fotograbados y encuadernado en piel de vacuno artesanalmente(ed.12 +pa + HC). Esta exclusiva pieza es el eje sobre el que se conforma un proyecto que se amplía con:

-Pieza formada por 23 fotograbados de 27,5 x 42cm. y 3 de 27,5 x 84cm. estampados sobre papel Canson Edition 250g. y serigrafía de 27,5 x 84cm, enmarcados individualmente con madera/cristal.
-Suite de 24 fotograbados de 56 x 78 cm y 2 de… cm. (ed 25 + PA + HC)
-2 copias positivadas en gelatina de plata al selenio de 12o x 120cm.
- fotolibro editado por La Fábrica (Ed 300ej firmados y numerados)

“Mirar lo que queda. La parte viva y lacerante que está un poco más allá del recuerdo, que no llega a ser, pero duele.” Cuando aún nevaba. Aquello de nosotros que se va sin remedio,envuelto en una luz triste. ¿Cómo saldar la deuda con lo que quizás fue o quizás no fue? ¿Cómo recomponer la memoria de un tiempo incierto, un tiempo solo esbozado, años después, en nuestra mente? Imaginar el pasado, como el futuro, es quimera. Ambos, desde el presente,son puro acaso que no podremos verificar, infancia y vejez imposibles de contemplar desde el ahora, llenos de imágenes flotantes, difusas, simétricas hacia la nada.”

Paisajes del recuerdo, sin cielo ni horizonte, construcciones del deseo. Imágenes en “tonos que se confunden en un gris impreciso, texturas que bordean la nada, fotografías a punto de desvanecerse sin dejar rastro de su existencia en la blancura del papel”.
Un paisaje soñado y recreado por el autor, en busca de sus sueños más antiguos. En palabras de Cánovas, “¿qué hacer cuando no existe la fotografía anhelada de nuestra
infancia, cuando no hay un frágil papel que recoja lo que fuimos, menos aún lo que quisiéramos haber sido? La parte de nosotros que se esfumó sumida en abismos inaccesibles, que nos obliga a buscar en las horas remotas, se esconde y se protege en la nieve de la niñez, donde sigue jugando, de donde nos llegan cánticos que humedecen nuestros ojos secos”.

Un trabajo tan delicado como perturbador, donde los contrastes de blanco y negro se retuercen hasta extremos inverosímiles. Cuando aún nevaba pone el foco en la infancia, en la ausencia y en el tiempo que borra pausadamente los lugares habitados. Indaga en el paisaje del recuerdo. Auras que se transforman en un nuevo espacio de identidad mediante procesos tradicionales como el fotograbado y gelatina de plata que dan sentido a la función semántica de la obra.

Finalista de NEXO FOTO 2016